OTOPLASTÍA

CIRUGÍA PLÁSTICA DE LA OREJA

El tamaño, forma y posición de la oreja es frecuentemente una característica familiar y las deformaciones que las afectan suelen ser hereditarios.

Los niños con orejas prominentes son habitualmente objeto de burla lo que les genera sentimientos de vergüenza y luego de hostilidad al verse rechazados por sus compañeros. Mientras los adultos no expresan abiertamente tales actitudes con frecuencia, conservan los mismos sentimientos que prevalecieron durante su niñez.
Los pacientes ideales para esta cirugía plástica son niños de 6 años de edad en adelante y que están conscientes del defecto que tienen. A esa edad el pabellón auricular u oreja ya casi ha alcanzado su total desarrollo y es posible operarla sin afectar lo que le resta de crecimiento. También son buenos candidatos a la otoplastía o cirugía plástica de oreja aquellos que han alcanzado la etapa adulta sin operar y que presentan un defecto en las orejas del cual están conscientes y les incomoda.

  • Corrige deformidades
  • Resultados definitivos y naturales
  • Aumenta la autoestima

CARACTERÍSTICAS DE ÉSTA CIRUGÍA PLÁSTICA

Hay distintos tipos de deformación en la oreja cada uno de los cuales debe tratarse de manera específica.
Básicamente el objetivo es reducir la prominencia y alteración del ángulo en que la oreja sobresale del cráneo.
El procedimiento quirúrgico no altera en nada el mecanismo de la audición.


CICATRIZ

Las cicatrices en ésta cirugía plástica quedan ubicadas detrás de la oreja en el surco retro auricular. En todos los casos el cirujano plástico empleará la técnica que sea más adecuada a cada caso.
Se levanta la piel procediendo a remodelar el cartílago y corregir las alteraciones existentes.
Posteriormente se colocan suturas que consolidarán las modificaciones efectuadas. Se cierra la piel y se pone una curación que externamente es semejante a un turbante. Esta cubierta proporciona seguridad a la zona operada y protege del dolor al evitar el roce y el contacto físico

ANESTESIA

Se usa anestesia local en adultos y general en niños.

Post-operatorio de la Otoplastía o Cirugía plástica de Oreja.
El dolor en éste período es fácilmente tratable con analgésicos indicados por el cirujano plástico.

El dolor de esta cirugía plástica es de menor intensidad en los niños. La incomodidad dura menos de una semana. En esa oportunidad se pueden retirar los puntos. Con los niños se usan puntos absorbibles. Después de esa primera curación el aspecto de las orejas es cercano a lo normal. Aún hay edema y enrojecimiento de la piel el que irá desapareciendo en los días posteriores. La piel de los pabellones auriculares tendrá su sensibilidad alterada durante algún tiempo. Las orejas quedan protegidas durante otras 4 semanas por la noche mediante el uso de cintillo.

La persona operada de otoplastía puede levantarse al día siguiente de la cirugía y sólo está restringida para realizar actividades físicas pesadas, gimnasia o deportes, las que se pueden retomar a la tercera o cuarta semana.
Antes del mes se tiene el aspecto estético definitivo. Se ve como una oreja que nunca ha sido operada. Aún puede existir algún grado de insensibilidad que se recupera en las semanas y meses siguientes. En muy pocos casos, alteraciones mínimas en la sensibilidad de la piel pueden ser permanentes.
Los pacientes quedan tan satisfechos que hasta modifican el largo de su pelo. Los hombres se cortan el pelo y las mujeres usan peinados nuevos, dejando al descubierto sus orejas.

Clínica Lo Arcaya

Lo Arcaya 2830, Vitacura.

Clínica Santa María

Link reserva de hora

Agenda una cita

reservas@rodrigocabello.cl